Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Filosente

Atrévete a pensar

Rutinas

– Naces, creces, te reproduces y mueres. Menos mal que la vida no es tan rutinaria como en los libros de texto… Hoy he decidido tocar otro tema que me ha estado dando vueltas a la cabeza: las rutinas. Tomad asiento, un paquete de palomitas y buscad una buena peli para tener algo interesante y divertido que hacer despues de otro de mis desvaríos: Hoy, mientras estaba con los deberes, he hecho una pequeña pausa y he dejado volar un poco la cabeza, esperando que se me ocurriera que hacer. Cuando me he dado cuenta, había hecho 4 cosas de forma totalmente automática: tenía la flauta adaptada a gaita en las manos, estaba tocando una canción con ella, había abierto FireFox y tenía mi blog seleccionado en Marcadores. La verdad, es increíble la capacidad que tenemos las personas de adquirir rutinas. Es decir, no se vosotros, pero yo si me acuesto dos días tarde (un fin de semana, por ejemplo), ya se me hace la mañana del lunes cuesta arriba… Las rutinas en cuanto a acciones (“actos rutinarios”) suelen tener como efecto crear una sensación de hastío en nuestra vida. Es decir, si llevo 3 años haciendo lo mismo a las mismas horas, es probable que pierda todo interés por eso. Sin embargo, hay algo que me parece más peligroso que repetir las mismas acciones a lo largo del tiempo, y es algo de lo que rara vez somos conscientes: pensar de forma rutinaria. Para los que estéis pensando que se me está yendo la olla (“venga, Master, ¿cómo vamos a pensar siempre de la misma forma? Al decirme esto me haces pensar en otra cosa que ayer no pensé”), me gustaría explicar un poco por qué he llegado a esta conclusión. Vamos a suponer que yo, desde que he nacido, he escuchado en mi ambiente (familia, amigos, conocidos, profesores, etc.) y en los medios de comunicación que algo es de una forma, es bastante probable que lo de por cierto. Es decir, si a mi se me dice que los españoles son los mejores del mundo, seguramente me lo creeré. Esto hará que todos los pensamientos relacionados con esa idea vayan a estar determinados por esa forma fija y no procesada de pensar. Es como si tuvieras que hacer una torre con tres piezas y te dan una ya hecha para usar de base. Es por eso que yo los llamo rutinas, porque son formas de pensar que, salvo que a la persona la pase/observe/digan algo contudente, seguirán inmutables a lo largo de su vida. Estos pensamientos rutinarios te limitan de forma bastante clara, ya que, al tenerlos tan fijados, ni te planteas por asomo contemplar otras posibilidades. Por otro lado, hay veces que es mejor tenerlos (es decir, si yo creo dejo de creer en el valor de la vida, puedo irme con una escopeta a reventar gente por la calle en plan GTA en plan Yanquilandia sin ningún remordimiento). ¿Recomendaciones? Aparte de que useis más la mollera de lo que yo la uso (lo cual no es muy dificil) y que penséis bien en todo lo que os llega antes de asimilarlo, nada. Bueno, ahora cena, ducha, rato de internete y para cama. ¿Por qué haré siempre lo mismo?



escrito el 12 de abril de 2010 por en Filosofía


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar