Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Filosente

Atrévete a pensar

Felicidad y ser feliz

– Si le pudieras pedir un deseo a un genio… ¿qué sería?
– Ser absoluta y eternamente feliz.

Con estas “verbas” (¡vivan las gallegadas!) de mi camarada Zosken Kosen empiezo la entrada de hoy sobre la felicidad.

Como siempre, Kosen me la ha liado. Me he pasado por su blog en PKS (tenéis en enlace en su nombre, más arriba) y me he encontrado con una entrada filosófica sobre la felicidad. Y claro, como no, mi cerebro tenía que ponerse a “pensar” y decidir que él también tenía una definición de felicidad… Y no os lo perdáis, que fue la muy jo…robada de mi materia gris y le manda a mis dedos escribir un comentario y una entrada filosóficas sobre el tema… ¡EL MISMO DÍA!

Fuera bromas malas, me gusto bastante el enfoque que le dio a la felicidad. Para los que no queráis leeros su entrada entera y en un vil intento de reducirle visitas os pongo aquí como la catalogó él: la felicidad es un sentimiento relativo y subjetivo de cada persona marcado por las circunstancias del pasado, y sobretodo, del presente.

Sigo diciendo que me parece una afirmación con cabeza, pero se me ocurre otro enfoque: no definir la felicidadcomo sentimiento. Creo que se puede diferenciar el sentimiento “estar feliz”, que es un estado anímico, de la felicidad, que la considero una “posesión”,una posesión abstracta,que se puede obtener e, incluso, medir. Obviamente, tú nunca le dirás a nadie “¿cuantos metros eres feliz?”, pero no es tan descabellado decir que te sientes más o menos feliz. A mi me puede alegrar, me pueda dar felicidad, por ejemplo, que mi blog reciba 200 visitas a la hora [S]actualmente solo son 199 v/h[/S], pero me pondría más feliz recibir el doble o el triple.

También variaría lo de “marcado por circunstancias del pasado y el presente”. Lo que más te va a influir es el presente y el pasado más reciente. Bien cierto es que un suceso triste te puede entristecer y un suceso alegra te puede aportar felicidad, pero obviamente te influirá más en el momento en que te ocurra.

Es decir, que yo, personalmente, definiría felicidad como una “posesión abstracta que provoca un sentimiento de alegría y bienestar, relacionada de forma directa con los sucesos más recientes y marcada, de forma menos determinante, por otras condiciones, como puede ser el pasado más lejano”. Y además, le añadiría: “el hombre busca esta posesión como bien último y razón final de su existencia terrenal”

Aunque bueno, bien se sabe que, en Filosofía, todos tenemos el beneficio de la duda (de dudar que se equivoca el vecino) por aquello de que hay tantas filosofías como Filosentes y Filósofos.



escrito el 9 de febrero de 2010 por en Filosofía


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar