Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Filosente

Atrévete a pensar

El diablo se viste de SGAE

Hoy, buscando en el baúl de los recuerdos, he encontrado un viejo trabajo de Ética que viene que ni pintado para la sección críticas.

Os lo dejo copy-pasteado porque, sinceramente, no le cambiaría ni una sola coma a lo que escribí aquella vez:

El diablo se viste de SGAE
Hace ya un tiempo salió una noticia en el telediario que me llamó bastante la atención. La noticia hablaba de un concierto benéfico de David Bisbal para ayudar a un niño que sufre una de las llamadas “enfermedades raras”, que en este caso le provocará la muerte prematura a los nueve años tras estar uno en estado vegetativo si no se le da la medicación adecuada. Bisbal no cobra, los técnicos no cobran… y la SGAE  le pide a la familia un 10% de los beneficios alegando que “los derechos de las canciones no son de Bisbal, sino de la SGAE y que esta merece una retribución por esos derechos”.
Para el que no lo sepa, la SGAE (Sociedad General de Autores Españoles) se dedica a defender los derechos de artistas de todo tipo, aunque las acciones más conocidas son en el campo de la música y, en teoría, sin ánimo de lucro. Se le destaca en la luchar contra la descarga P2P de música y el famoso “top manta”.
Volviendo al caso anterior, finalmente la SGAE hizo un hermoso donativo que, si echamos cálculos, sale a un 10% de los beneficios del concierto… O lo que es lo mismo, que, por no decir “hemos obrado mal, tenga el dinero” dicen “como somos muy buenos, hacemos una donación igual a lo que te quitamos”.
Habrá quien diga que esto es un hecho puntual. Y habrá también quién le rebata.  Por poner un ejemplo, es conocidísimo y muy polémico el aumento del precio de CDs, DVDs y memorias USB debido al canon. ¿Y qué es el canon? Es, en pocas palabras, un impuesto añadido que pagas “por si acaso pirateas”. Es decir, si te bajas gratis de Internet en último disco de los Chichos y lo grabas en un CD, estás pagando una “compensación” por haber pirateado. Pero si te bajas de un programa pre-pago el mismo disco, estás pagando el disco más un añadido “por si acaso”.
Podría escribir sesenta folios de ejemplos, pero creo que he dejado claro lo que quiero decir. Y es que no veo nada malo en que traten de erradicar la piratería y entiendo la postura de los cantantes, ya que si tú te bajas un álbum ellos no cobran.
Pero lo que no entiendo es que si tú grabas una canción no tengas derechos sobre ella.
No entiendo que yo tenga que pagar por algo que quizá no haga.
No entiendo que a un pobre niño con una enfermedad que le impedirá llegar a adulto se le quite dinero.
Y, ante todo, no entiendo como nadie, de las miles de personas que en foros, blogs, comentarios de periódicos digitales, televisión y otros medios que se quejaron no se ponen en marcha, no se levantan contra una injusticia tan clara. Puede que, al final, la SGAE haya dado marcha atrás en muchos casos, pero no es menos cierto que fue tras una protesta social enorme. Pero hay una cosa clara: ni se hubieran atrevido a dar ese paso si, desde un principio, supieran que las consecuencias podrían dañarles.
Claro está que un español o una española no hacen nada contra las injusticias, y puede que dos, tres, cuatro y cuarenta tampoco. Pero si nos unimos todos, podemos no erradicar la SGAE, sino recordarle que su función es luchar contra las estafas, los robos y las pérdidas de dinero injustificadas y no provocarlas.


escrito el 28 de enero de 2010 por en Críticas


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar