Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Filosente

Atrévete a pensar

Verdad indudable

Retorno con los artículo copiados de Filosente.

En la entrada de ayer (“Religión“) dije lo siguiente:

“La filosofía me ha aportado un concepto bastante útil a través de Descartes. Él buscaba una verdad que fuera imposible de ser negada para poder construir una filosfía fuerte en torno a ella, siguiendo un procedimiento racional.”

Esa teoría de Descartes me parece que tiene bastante “chicha”, ya que es bastante sorprendente la forma en la que este racionalista desecha todo la filosfía de la historia para partir de cero, así que me gustaría hablar de ella. Eso sí, como siempre, a mi manera.

Para empezar, os voy a poner un ejercicio (tranquilos, es cortito y no baja la media de la ESO/Bach. si se hace mal): pensad en una verdad que, para vosotros, sea absolutamente indudable, es decir, que sea verdad en vuestra casa, debajo del mar, en la Luna… que sea aplicable a toda situación.

¿Ya?

A ver, que os dejo tres segundos de margen.

3
.
.
.
2
.
.
.
1
.
.
.
¡TIEMPO!

Bien, ahora que tenéis esa verdad, vamos a jugar con ella. Voy a poneros otro par de ejercicios y tenéis que analizar si vuestra verdad sigue siendo verídica en esas situaciones.

¡Empezamos!

Situación 1: si esta vida fuera un sueño, es decir, que nada de los que nos rodea es real… ¿Sigue siendo cierta tu verdad?

Si la respuesta es si: puedes seguir adelante.
Si la respuesta es no: vuelve al principio de esta entrada.

Bien, acabas de pasar la llamada hipótesis del sueño. Veréis, Descartes, en su intento para buscar una verdad indudable, se propuso que iba a inventar hipótesis que, aunque absurdas o imposibles, invalidasen verdades. Es decir, si cogemos la verdad de que este blog existe, nos encontramos conque, si esta vida fuera un sueño, este blog también lo sería, con lo cual podemos decir que que Filosente exista es una verdad incierta.

Vayamos con otra situación.

Situación 2: imagínate que tu ADN está mal y tienes una enfermedad genética que hace que tu razón esté estropeada o que padeces un trastorno mental que te impide reflexionar con claridad, haciendo que para ti, por ejemplo, que que un triángulo tenga cuatro lados sea algo evidente. ¿Sigue siendo válida tu verdad?

Si la respuesta es si: puedes seguir adelante.
Si la respuesta es no: vuelve al principio de esta entrada.

Esta hipótesis, realmente, está ligeramente modificada con respecto a su correspondiente cartesiano, la hipótesis del genio maligno. Descartes sentía pasión por las matemáticas, ya que era masoca creía que eran las únicas ciencias racionales y, como dije antes, Descartes era racionalista. Sin embargo, en su búsqueda de la verdad verdadera, se planteó la posibilidad de haber sido creado por un Dios malvado, que hizo su razón mal a propósito. Esto hace que las ciencias racionalistas tampoco sean verdades indudables.

Si siguiendo todos los pasos has llegado hasta aquí, puede ser porque hayas encontrado una verdad indudable o porque no te has planteado todas las posibilidades de negación que te dan las dos teorías anteriores. De todas formas, si crees haber encontrado esa realidad, deja un comentario y debatiremos sobre ello.

Llegados a este punto, solo me queda explicaros que se le ocurrió a Descartes como realidad indudable. Es algo tan evidente que muchos pensaréis que carece de importancia. Y es que Descartes llegó a la conclusión de que su existencia como ser pensante (que no como ser físico, con cuerpo) es una verdad indudable. El simple hecho de pensar como sería él mismo sin pensar corrobora la teoría, ya que estás pensando, es decir, que no puedes pensar en no pensar sin recurrir al pensamiento.

Suena algo lioso, pero es algo tan ingenioso y evidente a la par que Descartes marcó un antes y un después en las teorías racionalistas e incluso influyó en algunos empiristas de la época.

Por cierto, y ya acabo y os dejo en paz, seguramente habréis oído aquello de “Pienso, luego existo” (a algunos puede que os suene también como “Cogito, ergo sum”). Pues esa frase es de Descartes y define su proyecto filosófico (meta a la que quiere llegar un filósofo) a la perfección.

Conclusión: si pienso y luego existo, eso significa que esta vida realmente ha de ser un sueño…



escrito el 21 de enero de 2010 por en Filosofía


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar