Aprender a Pensar

Registrarse

Repensar la Educación

Filosente

Atrévete a pensar

Por el hilo se saca el ovillo

En vez de poner lo típico de “esta entrada es de mi blog” y bla, bla, bla, hoy quería avisar que, por primera vez, aquí hablé de Sporky. Es la mascota de mi blog y lo uso para la gran mayoría de las tachaduras a partir de este momento.

Hoy, que tengo más tiempo para escribir, no tengo ni idea de qué poner. Quería hacer una entrada rica, rica y con fundamento potente, pero no sé sobre qué…

Sé… Que bella palabra… Primera persona del singular del presente de indicativo del verbo saber… Con una cadencia de pronunciaci… Ups, perdón por el lío. Sporky está estudiando Lengua Castellana (segunda lengua en su colegio, después del Cerdés) y claro, me lío…

A lo que iba, que se me ha ocurrido sobre qué hacer la entrada de hoy: del saber. Pero voy a especializar un poco: voy a hablar de, lo que para mi, es el origen del saber.

El reflexionar sobre el saber, lo que podemos saber, como lo podemos saber, la importancia de los saberes, as troitas, que saben que é moito saber

Como Filosente, no os voy a poner tochos infumables sobre lo que sabía un filósofo de los granos de su pie izquierdo, sino que plantearé mi punto de vista y os propondré un pequeño juego.

Para empezar, ¿qué es el saber? Para mi saber es todo aquello que retenemos en la memoria, carezca o no de utilidad. Es decir, yo sé dónde vivo, quién es mi amigo, dónde he dejado los deb… uy, eso no… bueno, lo sé pero no lo recuerdo…

Enganchemos ahora con el tema del que quería hablar. ¿Alguna vez os habéis preguntado cómo sabemos las cosas? Por ejemplo, supongamos que yo digo que sé que el log1010=1 (Nota: dejar de hacer lo deberes de Mates mientras estoy en Filosente…) porque me lo ha dicho mi profesor.

Hasta ahí todo bien, pero… ¿quién/qué se lo ha dicho a mi profesor? Su profesor en la universidad, diréis unos. Los libros, diréis otros. Ya, pero… ¿Quién se lo dijo a ese profesor? ¿Y cómo lo supo el que escribió ese libro?

Si seguimos tirando del hilo, pueden pasar dos cosas:
A) El conocimiento no fue creado por nadie o su creador no es solo una persona, sino que es una sociedad o la población mundial en un momento histórico.
B) El conocimiento fue creado por un grupo de personas o una sola.

En el primer caso, podríamos hablar de un conocimiento que hemos adquirido por nuestra propia naturaleza. Si ahora soltáramos a dos bebés en la jungla y lograran sobrevivir, desarrollarían una serie de conocimientos que nos vienen “de fábrica” a los humanos: como usar nuestro cuerpo, instinto de reproducción, etc…


En el segundo caso hablamos de un conocimiento adquirido por observación, experimentación o razonamiento. Observamos nuestro alrededor, nos asombramos aristotélicamente de lo que nos rodea y buscamos conclusiones que nos expliquen el por qué de algo, que podemos obtener razonando o experimentando ese algo. Volviendo al ejemplo anterior, esas dos personas aprenderían a temer a las bestias salvajes, a obtener alimento… Puede que hasta desarrollaran una serie de ritos pseudo-religiosos como la adoración a Sporky para explicar el por qué de las lluvias, el crecimiento de las plantas…

Para mi (remarco ese “para mi” ya que es pensamiento propio) el conocimiento parte de nuestra naturaleza, la observación del medio, la experimentación y el razonamiento. Sólo los humanos podemos aprender de las dos últimas formas ya que tenemos razón, necesaria para obtener resultados de algo, encontrar el sentido a lo que hemos hecho.

Por supuesto, la transmision de información es clave, pero para mi el conocimiento no parte del vecino, sino de lo que he dicho ahora.

P.D: es irónico: al final el que ha puesto un tocho infumable fui yo.
S.D (Sporky Data): Oink =D



escrito el 10 de enero de 2010 por en Filosofía


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar