Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Filosente

Atrévete a pensar

Una reflexión dura de digerir

Sigo con más artículos viejos. Este es de octubre de este año pasado 😉

La Filosofía tiene muchas ventajas: logras desarrollar tu personalidad, amplía tu visión del mundo, logra empatía, no engorda y es tan ligera que no notarás que la llevas puesta. Pero, como todo, tiene inconvenientes. El de la Filosofía es, precisamente, que se basa en verdades… y no se anda con rodeos al decirlas.

Ayer empecé el famoso trabajo de mitos que acabé hoy y lo comenté con mi padre (gran apoyo en esta materia). Tras hablar un rato, empezamos con otros temas. Empezamos a hablar de El Mundo de Sofía y en esto largué esa frase: No soporto a la gente intransigente, como la madre de Sofía en el libro. Mi padre me miró, entre divertido y extrañado. Yo me expliqué: es que no aguanto a la gente que es incapaz de ver más allá de sus narices y que no puede pensar que no todos tienen por qué ser como ellos.

En ese momento me di cuenta de algo que hasta ese instante se me había escapado.

No soportar a los intransigente… Ser intransigente con la intransigencia…

En pocas palabras, llevo toda mi vida siendo intransigente, aunque sea solo con un grupo concreto de personas.<i>&nbsp;</i>

Si detesto a los intransigentes y yo mismo lo soy… ¿acaso soy detestable?

Aunque puede resultar extraño en un principio, si sigues los argumentos, es como matemáticas: 2+2=4.

Con esta aburrida anécdota lo que quiero decir es que filósofos hay muchos si consideramos filósofos al “amante o buscador de la sabiduría”, en la traducción literaria de esta palabra. Todos, de hecho, somos filósofos en ese sentido.

Yo, al igual que muchos, no soy filósofo en el otro sentido que le damos, ya que hay algunos saberes que me duele reconocer. Quizá ha de pasar mucho tiempo antes de que pueda afirmar ser filósofo y no sofista (“sabio” o “que cree saber”)… o puede que nunca lo haga.

Aunque claro, esto es otra contradicción… ¿no es famosa la frase de Sócrates: “Sólo sé que no se nada”? ¿No es esa una idea que adoptaron los filósofos posteriores a Sócrates?

¿Entonces que soy: filósofo, intransigente, filósofo de pacotilla? ¿Qué?

Esa es de las pocas preguntas filosóficas que he podido responder, pero me he obligado a crear un concepto nuevo. No soy un filósofo, soy “un intento de filósofo”. Soy un adolescente jugando a ser filósofo. Soy un Filosente.



escrito el 7 de Enero de 2010 por en Filosofía


1 Comentario en Una reflexión dura de digerir

  1. Dalton | 10-10-2011 a las 10:21 | Denunciar Comentario
    1

    You mean I don’t have to pay for expert advice like this aynomre?!

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar